¿A dónde va Ollanta Humala?

Revista Domingo (diario La República)

por Renatto Real Politik

El diario La República, en su revista Domingo, mostró una portada que quizá muestra la inseguridad que comienza a sentir la gente de izquierda frente a las declaraciones que viene dando Ollanta Humala. Muchos analistas, ciertamente, coinciden en que Humala es un tipo desideologizado y que el único “problema” seria el minúsculo grupo radical que lo acompañó desde la primera vuelta (etnocaceristas, tipos como Javier Diez Canseco, su esposa Nadine, la CGTP y demás agrupaciones de la zurda).


Lo cierto es, sin embargo, que las señales que viene dando son propias de un político moderado, con ganas de cumplir sus promesas sin atentar contra las arcas del Estado (el asesoramiento de los tecnócratas de Perú Posible ayudan mucho). ¿Pero cómo es posible si sus principales propuestas fueron Gas a 12 soles y Pensión 65? Por lo pronto vemos que el gas bajará, pero de aquí a cuatro años con la instalación de tuberías para el gas natural (efecto sustitución); y la Pensión 65 será focalizada, es decir, para los ancianos que verdaderamente lo necesitan, y no para todos, como algunos pensaban. Si revisamos las propuestas de todos los presidentes encontraremos varias promesas incumplidas, algo tradicional no solo en Perú, sino también en países de primer mundo, como Estados Unidos (recordar que Barack Obama prometió cerrar Guantánamo, que hoy sigue abierto). Una vez en el poder, el presidente electo choca con la realidad y le queda tomar dos caminos: O cumple sus promesas a costa de arriesgar el futuro de todos los peruanos o las cumple parcialmente sin satisfacer ni llenar las expectativas que vendió en campaña. Está claro que el segundo camino es el más conveniente, al margen que se condene la mentira (o la imprecisión), porque sería muy fácil subsidiarlo todo y ganar popularidad; pero la catástrofe viene después, cuando el Estado ya no tiene dinero y el futuro se vuelve incierto (nosotros no tenemos petróleo como Venezuela).

Las promesas de campaña que lo llevaron el poder son las mismas que podrían poner en peligro la continuidad de su gobierno dentro de dos o tres años. La gente que creyó que Ollanta Humala era “Cristo reencarnado” se sentirá defraudada y convertirán su malestar en largas y crudas protestas (al estilo Bagua) que podría desgastarlo políticamente. Es en este contexto –que repito, se dará en dos o tres años –que la presión sobre Ollanta será tal que él se verá tentado a cumplir con sus promesas (“La tentación al fracaso”), y como éstas no pueden cumplirse sin masacrar la economía del país, la quedará mostrar su verdadero rostro: El autoritario (que derivará en cambiar el modelo económico, callar a la prensa, subsidiar todo y demás) o el moderado (soportar las protestas y aliviar de a pocos los reclamos de la gente, como haría todo político realista). Así pues, que nombre a un ministro de economía “moderado” solo debería tranquilizar de momento a la población y al sector empresarial, porque al final de cuentas, es el presidente quien nombra y saca ministros en el lugar y tiempo que desee.

¿A quién debería hacerle caso Ollanta Humala? ¿Al 31% que votó en primera vuelta por él? ¿Al 51% que lo acompañó en segunda vuelta? ¿Al 70% que no votó por su propuesta en primera vuelta? Ollanta Humala al representar, por ahora, a una izquierda moderada, tiene la oportunidad histórica de formar un verdadero partido político; pero esto de moderar su postura (en el discurso y en la práctica), definitivamente no caerá bien en el 31% que lo acompañó en primera vuelta. Sin embargo, él tiene que asumir este costo si es un político audaz y tratar de satisfacer –en parte – la demanda de los dos grupos.

2 comentarios:

elhalcondelsiglo21 dijo...

apoyaremos a ollanta sin mediadas el es el men

Anónimo dijo...

ollanta y su gente que le acompaña, me refiero a los de su movimiento no saben que hacer, gobernar es todo un arte y el arte no es dominio de un cachaco, lo cachacos son brutosla peru nos espera la desgra<cia ojala que no sea demasiado tarde cuando se den cuenta, no nos olvidemos que este gobierno nacionalista esta recibiendo en cja casi 50,000 millones de dolares es decir lo que ningun gobierno recibio, no pueden decer que encontraron las arcas fiscales vacias ni n ada por el estilo, ojala n lo despilfarren los que nos costo a todos los peruanos juntar ese dinero regalandolo alegremente.

Publicar un comentario

Los comentarios con “adjetivos” insultantes serán borrados.

Nube de etiquetas

Entradas más populares