Debate sobre el arancel al cemento II: Ricardo V Lago y Humberto Campodónico

Ricardo V Lago hace un certero análisis avalándose en las cifras que dio Humberto Campodónico en su columna pasada (ver aquí) en el diario La República.


Gracias a Humberto Campodónico por el cemento y la dinamita

Humberto siempre trae algo interesante, hace su tarea de búsqueda de datos e información relevantes, con ellos sustenta sus argumentos y saca sus conclusiones. Leo sus columnas con interés

La mayoría de las veces, inspecciono los datos que presenta y llego a conclusiones diametralmente opuestas. Pero así es este negocio; como dicen los gringos:“beauty is in the eyes of the beholder” (la belleza no es objetiva, sino que depende de los ojos del observador). Humberto analiza los datos a través de su “Cristal de Mira” y yo lo hago a la luz del “Nuevo Sol”. Volviendo al refrán gringo: ¡Qué los ojos del lector elijan entre nuestros respectivos análisis y conclusiones!

Aunque aclaro que no siempre estoy en desacuerdo con Humberto; en 2008 defendió una tesis sobre las ganancias de capital en la compraventa entre trasnacionales, de empresas que operan en Perú con la que concuerdo. Intuyo, además, que estamos de acuerdo en los objetivos de política económica, pero diferimos en los instrumentos. Pero hablaré de ello en otra ocasión, hoy toca hablar del cemento.


Debajo les copio el artículo que publicó Humberto en La República el lunes 15 de marzo titulado “El cemento y la rebaja de aranceles”. Le estoy inmensamente agradecido porque presenta un cuadro con la información que he estado buscando varios días sin éxito. Este cuadro va a dar mucho que hablar ….es pura dinamita , pero además de una potencia mayor a las cargas que explosionan los cementeros en sus canteras. Concluye Humberto con un “Quizá este debate sirva para comenzar a poner al MEF en su sitio”. Me temo, sin embargo, que su cuadro, a quien va a poner en su sitio es a Cementos Lima y al mismísimo Tribunal Constitucional.

Vamos a ver. Don Natale Amprimo viene y nos dice que las cementeras peruanas son muy eficientes, competitivas y tienen capacidad de sobra para surtir el mercado nacional a los precios más bajos de la región. Pero luego llega Humberto con su cuadro y ahí nos muestra que unos señores llamados “Latin American Trading” conseguían comprar en 2008 cemento en la República Dominicana a Cemex a10.4 Soles la bolsa (3.65 dólares) y venderlo en Lima a 17.2 Soles , es decir al precio que lo venden las cementeras locales.

Basándome en los datos y cálculos de Humberto, resulta entonces que, una de tres :

(a) o las cementeras peruanas no son tan competitivas y eficientes como afirma Don Natale, pues venden a 17.2 Soles lo que se puede conseguir a 10.4 Soles;

(b) o, si lo son, se están llenando las alforjas de plata más allá de lo que muestran sus cuentas;

(c) o en otro caso, Cemex le está prácticamente regalando el cemento a Latin American Trading.


Es decir, tres hipótesis:

Hipótesis 1. Falta de competitividad de las cementeras.

Hipótesis 2. Explotación del usuario

Hipótesis 3. Cemex y Latin American Trading practican el “dumping” en Perú

Bajo la Hipótesis 3 (dumping ) supongo que el sector habría presentado la evidencia ante el Ministerio de Comercio Exterior e INDECOPI; y éstos, a su vez, habrían recurrido ante la Organización Mundial de Comercio contra Cemex y Republica Dominicana. Pregunto: ¿Lo han hecho?


Bajo la Hipótesis 1 (baja competitividad) se necesitaría más competencia interna (en la comercialización) y externa (importaciones). La estructura de mercado actual no da la impresión de ser competitiva. La cuota de mercado del primer operador, Cementos Lima, es alrededor del 40% y las del segundo (C.Norte y Pacasmayo) y tercero (C. Andino) en torno a 20% cada uno. De manera que los tres primeros controlan 80% del mercado y, por si acaso no fuera suficiente fortificación, cada uno se concentra en su territorio.



En cuanto a la disciplina de precios proveniente de la importación, los datos dicen que de cada 41 bolsas de cemento vendidas tan solo se importa una, o sea que poca cosa por no decir nada; y eso era antes de la restauración del arancel del 12 %, veremos qué pasa ahora. No es, por tanto, aventurado afirmar que la estructura del mercado cementero no está en línea con el Articulo 61 de la Constitución:

Artículo 61°. El Estado facilita y vigila la libre competencia. Combate toda práctica que la limite y el abuso de posiciones dominantes o monopólicas. Ninguna ley ni concertación puede autorizar ni establecer monopolios.

Bajo la Hipótesis 2 (explotación del usuario) se estaría en conflicto con el Articulo 65 de la Constitución:

Artículo 65°. El Estado defiende el interés de los consumidores y usuarios

Parece paradójico que un ciudadano que construye su modesto Techo Propio de 10 o 12 mil dólares con la subvención del Fondo MiVivienda tenga que pagar 17.2 Soles (6 dólares) por una bolsa de cemento, cuando (en asociación con otros) podría contratar a un Trader y conseguir la misma bolsa en el puerto del Callao a 10.4 Soles (3.65 dólares). No en vano la Constitución le garantiza la “libre iniciativa privada” (Articulo 58), la "libertad de contratar" (Articulo 62) y "el libre comercio exterior" (Articulo 63).

Pregunto :¿Por qué no ayudar a los usuarios de Techo Propio a conseguir cemento a 3.65 dólares para que no paguen 6? ¿No desvirtua el propósito del Fondo MiVivienda y el Bono Habitacional que una buena parte de los fondos acaben en la caja fuerte de las cementeras? ¿No sería éste un buen proyecto para el PNUD, la CAF, el Banco Mundial, el IFC o el BID)?

Más ideas para los colegas de los organismos: en Perú el “Estado brinda oportunidades de superación a los sectores que sufren cualquier desigualdad” (Articulo 59) ¿Por qué no promueven el proyecto con el Fondo MiVivienda?

Proyecto para el Banco Mundial : “Contratación de un Trader de cemento para Techo Propio”; no parece que sea un proyecto muy complicado.

Es sorprendente que los letrados del Tribunal Constitucional ni siquiera mencionen en la sentencia las palabras: Techo Propio; ni se les haya ocurrido pedir a la SUNAT (como felizmente ha hecho Humberto) los datos relevantes para comparar los precios de importación con los de venta de cemento. De haberlo hecho, se hubieran dado cuenta de la “plusvalía” de más de dos dólares por bolsa de cemento que “explota” los bolsillos de los que aspiran a su modesta pero digna casita. Palabras terribles: ¡ plusvalía y explotación!




O no se les pasó por la cabeza a sus señorías o decidieron que en el caso “visto para sentencia” esas consideraciones eran tangenciales y periféricas, el meollo era rectificar el atropello al derecho a la igualdad ante la ley que otorga la Constitución a Cementos Lima. Atropello cuya secuela ha sido un aumento de las importaciones de cemento de 70 mil toneladas en 2006 a 180 mil en 2009, llegando a representar un inadmisible 2.5% del mercado. Algo intolerable, señorías, en un Estado de Derecho ¿Verdad? Era urgente restituir el arancel al 12% para reparar la discriminación y de paso “comenzar a poner en su sitio al MEF” como hubiera dicho Humberto.

............................................................................................................................................................

Conflicto de Interés. Escribo esta nota por iniciativa propia y por convicción, no por encargo. Declaro que no represento ni recibo pago alguno ni de ninguna empresa del sector, peruana o extranjera, ni de ningún gobierno o parte involucrada en este contencioso. Me cuentan que en este sector ha corrido el dinero, el tráfico de influencias, y el espionaje industrial en varias direcciones y no me lo cuentan una o dos personas sino bastantes más .Leí en su día los artículos que escribió Gustavo Gorriti.

No me extraña nada lo que me cuentan , si hasta en los EEUU el Gobernador de Ilinois quiso subastar la silla en el Senado del entonces presidente electo Obama , en l España el Jefe de la Guardia Civil se escapó con el dinero de las pensiones de los jubilados , y en Alemania el ex -Canciller Helmut Kohl aceptó contribuciones para su partido de traficantes de armas .Mi opinión sobre la política es que , hay excepciones , pero en general es un basurero y que la democracia es el menos malo de todos los sistemas de gobierno .Lo mismo ocurre en muchas grandes empresas como hemos visto una vez tras otra .Debemos aspirar a sociedades en las que prevalecen las virtudes de la economía de mercado sobre los vicios del capitalismo rancio.

Estoy convencido de que la liberalización del comercio exterior e interior es uno de los pilares fundamentales del resurgir económico peruano y que cualquier retroceso sienta precedente para los 1000 que le seguirán. La contra-reforma arancelaria, como las recientes exoneraciones a la sierra y el resucitar a la banca de fomento, me parecen el inicio del camino de regreso al pasado y un error.

Cuando escriba o actúe por encargo, tengan la seguridad de que, uno, no será defendiendo algo que vaya contra mis principios y, dos, haré explicito mi conflicto de interés.

Ver temas relacionados


1 comentarios:

Leslie dijo...

Sr. Lago, su articulo me parece muy interesante, una pregunta, usted menciona que la reducción de aranceles favoreció al usuario, pero, durante el tiempo que el arancel fue cero, ¿hubo acaso una reducción de precios en el cemento que traia LAT?

Publicar un comentario

Los comentarios con “adjetivos” insultantes serán borrados.

Nube de etiquetas

Entradas más populares