Debate sobre el arancel al cemento I: Ricardo Lago, Natale Amprimo y Humberto Campodónico


En el Perú estamos experimentando un terremoto creado por el propio TC (Tribunal Constitucional) al restablecer el arancel al cemento a 12%, que fue bajado en hace algunos años a 0% como parte de la política globalizadora. Sin embargo, frente a esta posición tan controversial, han salido a dar batalla los más acérrimos defensores de la “libertad económica” contra los que, de alguna u otra manera, defienden al empresariado mercantilista.

Existen muchas posiciones a favor y contra de esta medida y ustedes pueden leerlas dando click en los siguientes enlaces: Cecilia Blume, Natale Amprimo y Humbertdo Campodónico.

A continuación, transcribo un brillante artículo de Ricardo V. Lago referente al tema:



La del Cemento

Estimado amigos peruanos de los sectores populares :

Me llamo Ricardo y soy economista de profesión, trabajé seis años con el Perú como funcionario del Banco Mundial y luego del Banco Interamericano de Desarrollo. Mi trabajo consistía en identificar buenos proyectos de inversión y programas de reformas para presentarlos en la sede de estas instituciones y - previa aprobación - otorgar préstamos a tasas concesionales ( subsidiadas ) y a muy largo plazo para que se pusieran en práctica dichos proyectos y programas. Entre 1991 y 1992 , el equipo que yo dirigía consiguió financiar dos grandes programas en Perú por un monto total de US$1,100 millones. Uno para la liberalización del comercio exterior e interior ( US$ 700 millones ) y el otro para la reforma del sector financiero (US$400 millones). Como recordaran , eran tiempos difíciles y el dinero y el crédito para y en el Perú escaseaban. Les aseguro que quienes trabajamos en aquel empeño lo hicimos sin descanso y con mucho entusiasmo.

Ahora que ya me he presentado, permítanme que les envíe tres mensajes.

El primero es un abrazo cordial y fraternal. Soy extranjero, pero también soy, y cada vez más, peruano de corazón. Amo a vuestro país, sus gentes, su historia, su música, sus costumbres, su variopinta y singular geografía, sus ancestrales civilizaciones primigenias (desde Chavín a Sipan y de ahí al Inca) y los muchos tesoros arqueológicos que dejaron de patrimonio a la humanidad. Me enorgullece que Lima fuera la ciudad más importante de Las Américas, doscientos cincuenta años, durante la Colonia. Soy entusiata de las canciones de Chabuca Granda y Arturo “Zambo” Cavero, que en paz estén, y también de las de Augusto Polo Campos, Dina Paucar y los Morochucos. Entre mis escritores de cabecera están el poeta Cesar Vallejo, el pensador Manuel González Prada , y los novelistas José María Arguedas y Mario Vargas Llosa.

En segundo lugar, quiero decirles que también son afortunados por ser acreedores de “las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento alguno” como prescribe el inciso cuarto del Articulo 2 de su Constitución. A un tercio de los seis mil millones de habitantes del planeta se les niegan de jure o de facto estas libertades .

Mi tercer mensaje va dirigido a aquellos de ustedes que trabajan y ahorran con esmero para aspirar a construir o a comprar una vivienda propia y digna. Muchos de ustedes son o pueden ser beneficiarios de los programas de Techo Propio, Mi Hogar y otros varios que promueve el Fondo MiVivienda así como del subsidio estatal conocido como Bono Familiar Habitacional. El mensaje es que, a partir de ahora, tendrán que pagar hasta un 12 % más por el cemento que se requiera para construir sus viviendas. Ese dinero saldrá de sus bolsillos e irá a parar a las cajas fuertes de las empresas cementeras peruanas y de ahí a sus accionistas y una parte al fisco. Les voy a explicar como ha sucedido este desafortunado acontecimiento y lo hago precisamente apelando a esas libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento a que he hecho referencia. No represento, ni estoy contratado, ni recibo pago alguno de ninguna empresa, gobierno o entidad involucrada o con inereses en el sector del cemento. Escribo este articulo por iniciativa propia y convicción profesional , no por encargo alguno.

El 13 de Octubre del 2007, los Ministros Mercedes Araoz y Luis Carranza decidieron promulgar una ley que, entre otras medidas, eliminaba los aranceles de importación a 365 artículos .Entre ellos dos partidas arancelarias correspondientes al cemento cuyo arancel se redujo de 12% a 0%, es decir se eliminó. El arancel es un impuesto que hay que pagar a la SUNAT para "comprar" el derecho a importar un artículo de otro país. Si el mismo artículo se produce en el Peru uno puede comprar el artículo peruano sin tener que pagar dicho arancel. Esta discriminacion contra el artículo importado , da cobijo a los productores nacionales para venderles a ustedes el artículo a un precio superior al de importacion por un monto igual al arancel.

La eliminación del arancel al cemento en 2007, en consecuencia, al aumentar la competencia potencial del cemento de importación, presionó a la baja en hasta 12% los precios del cemento peruano. El objetivo del gobierno era loable y sublime : que ustedes pudieran comprar o construir su casa gastando menos de sus ahorros. Pero ¿Y las cementeras peruanas? ¿Tuvieron pérdidas que les forzaron a bajar la producción y a despedir trabajadores? ¿Se inundó el Perú de cemento importado?

¡Qué va! En absoluto. Desde entonces, la producción de las cementeras peruanas ha aumentado de de 6.2 millones de toneladas a 7.2 millones en 2009 y las importaciones solo han crecido de 0.1 a 0.18 millón en 2009 (o sea de 100 mil toneladas a 180 mil). Es decir, de cada 41 toneladas que se consumen en el Perú 40 se producen en el Perú y solo una es importada. El mercado peruano continuó surtido en un 97% por los cementeros nacionales.

Les doy algo de información en cuanto a las ganancias de las cementeras. Le empresa Cementos Lima (cuyos despachos de cemento cubren 40% del mercado peruano ) ,en 2008 obtuvo unos beneficios de 187 millones de Soles ( ventas de 969 millones ) ; en 2009, a pesar de la crisis, sus beneficios subieron a 190 millones de Soles ( ventas de 945 millones ).

Sin embargo, La empresa Cementos Lima consideró que la reducción del arancel del 12% a 0% , violaba sus derechos constitucionales , pues constituía un trato discriminatorio, ya que hay otros artículos para los que se mantienen los aranceles ( algunos de ellos son las joyas, relojes Rolex, Plumas Mont Blanc, yates, coches de lujo, pero también hay otros de menos lujo como bebidas alcoholicas y cigarrillos ). Así que Cementos Lima contrató a un Señor Abogado y ex -candidato presidencial, Don Natale Amprimo para que presentara una demanda contra el Ministerio de Economia y Finanzas del Perú ante el Tribunal Constitucional, que es el cuerpo de letrados de la Nación encargado de velar por que se cumpla la Constitución ; debajo les presento la fotografía. de los letrados que componen el Tribunal. En la demanda Cementos Lima solicitaba al Tribunal que emitiera un veredicto sobre si las empresas cementeras tienen derecho a venderles a ustedes cemento a un precio un 12% más caro que el de importación.

No me cabe la menor duda de que los letrados del Tribunal Constitucional sopesaron los intereses y derechos constitucionales de Cementos Lima y las otras cementeras y los de ustedes ciudadanos y no tengo ninguna evidencia de que al deliberar tuvieran otro móvil más que el cumplimiento de los preceptos de la Constitución .

Pues bien, la semana pasada, El Tribunal emitió su veredicto y se puede resumir diciendo que para el Tribunal prevalece el derecho de Cementos Lima a venderles a ustedes el cemento hasta un 12% más caro que el importado, lo que conlleva evidentemente la obligación para ustedes de pagar hasta un 12% más de su bolsillo por los kilos de cemento que necesiten y quieran comprar para construir su vivienda.

Ahora les voy a presentar unos cálculos muy sencillos para ilustrar cuanto dinero de más saldría de las billeteras de los compradores de cemento (entre ellos. ustedes ) y cuanto aumentarían los beneficios de Cementos Lima. Como no sé a ciencia cierta cuanto de las ventas totales de la empresa corresponde a los dos tipos cemento que beneficia el arancel (que son el cemento sin pulverizar y el Portland), voy a suponer que es la mitad de las ventas ( si fuera menos , me retracto inmediatamente ). También voy a postular que en 2010 no aumentan las ventas de cemento ; hipótesis por demás conservadora dado el dinamismo actual de la construcción. Asimismo, voy a suponer que Cementos Lima – fiel a los principios de honestidad , precios competitivos , lealtad , trato justo , ética y alto sentido de responsabilidad social que enuncia en su portal
www.cementoslima.com.pe – en solidaridad con los compradores, no se aprovecha del 12% de margen para subir el precio ( que le ha otorgado el Tribunal Constitucional ) y sube los precios solo 10%.

Bajo estos supuestos, los beneficios de Cementos Lima subirían en 10% de la mitad de las ventas del 2009; en números: serian 945 millones dividido por dos, que da 472 millones; y el 10% de 472 es 47 millones. Es decir, los beneficios de Cementos Lima subirían de 190 a 237 millones de Soles gracias a la sentencia /resolución del Tribunal Constitucional.

En un escenario menos altruista pero perfectamente legal – es decir si Cementos Lima decide aumentar el precio 12% - y suponiendo que el 90% de los ingresos correspondieran a ventas corresponden a los cementos Portland y sin pulverizar, entonces los beneficios aumentarían en 102 millones de Soles , de 190 a 292 millones de Soles , es decir un impresionante 54%. Estoy seguro que Cementos Lima al menos consideraría dedicar una parte de estas “plusvalías” a subir los sueldos de sus trabajadores y/o a su obra social que, por cierto, se llama “Asociación Atocongo”. Claro está, antes habria que deducir de la plusvalía los justos honorarios del letrado Natale Amprimo y todos los gastos y desembolsos a que haya dado lugar el seguramente complejísimo proceso que Cementos Lima ha tenido que sobrellevar desde el 2007 hasta hace unos días. De otro lado , las muchas horas de estudio del caso y deliberación de los Señores Letrados corren por cuenta del Estado, es decir de ustedes que son los contibuyentes.

La cifra de entre 47 y 102 millones de Soles, merma por supuesto sus sufridos bolsillos pero todo es perfectamente legal. Es más, conociendo el relativo rigor" jurídico y pericial de algunos Tribunales Constitucionales de otros tantos países, incluido el mio, yo no puedo argumentar que la decisión sea injusta porque no soy abogado. Eso si, a mi no me parece justa, en mi opinión deberían de haber prevalecido los intereses de los sectores populares - que aspiran a su techo y hogar propios - y los del resto de la población. No ha sido el caso; aunque como economista estoy convencido que la sentencia es discriminatoria e inequitativa - porque ahora seran sus bolsillos los que tendrán que sobrellevar ese 12% - repito que yo no soy versado en los vericuetos de la ley.

Tampoco soy experto en la industria cementera, por lo que debajo les copio los nombres de los miembros del Directorio de Cementos Lima, que vienen listados en el Portal de la CONASEV:

http://www.conasev.gob.pe/emisoras/Emi_Directorio.asp?p_codigo=45

así como los datos de contacto de la compañía. Y lo hago porque, si requieren alguna explicación más técnica, son los miembros del Directorio además de los Señores Letrados del Tribunal Constitucional quienes están infinitamente más capacitados que un servidorpara darles las explicaciones del caso . Yo simplemente me limito a relatarles las consecuencias económicas de la Resolución del Tribunal Constitucional, que es de lo que entiendo.

¡Ah! Y se me olvidaba. En coherencia con mi convicción de que la libertades de comercio y de empresa promueven la competencia, la competitividad, la inversión y el crecimiento económico favoreciendo así al consumidor, al trabajador y la generación de empleo, envió mi enhorabuena al Señor Presidente Alan García, al ex -Premier Jorge del Castillo, a la Ministra Mercedes Araoz y al ex-Ministro Luis Carranza por tener la amplitud de miras y el gran criterio de dictar, el 13 de octubre del 2007, la norma en que se reducían o eliminaban los aranceles de más de cuatro mil productos. Entre ellos los que abaratan los costos de los materiales de construcción de la población menos favorecida de este entrañable y gran país que es el Perú.

Espero, amigos peruanos, que les sea de utilidad mi nota y aprovecho la ocasión para enviarles un cariñoso saludo.

Atentamente,

Ricardo V. Lago

Ver temas relacionados

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios con “adjetivos” insultantes serán borrados.

Nube de etiquetas

Entradas más populares