Discurso de Ollanta Humala: Moderado y provocador

por Renatto Real Politik

José Mujica, al ganar las elecciones presidenciales en Uruguay, dio un gran discurso que vale la pena recordar ahora que carecemos de un presidente con actitud conciliadora (de hecho, siempre hemos carecido de un presidente así):

“Pero también recordemos, en una noche de alegría, que hay compatriotas que tienen tristeza y que son hermanos de nuestra sangre... compañero, por eso, ni vencidos ni vencedores, apenas elegimos un gobierno, que no es dueño de la verdad… y vaya mi reconocimiento a los hombres que representaron al Partido Nacional, al Partido Colorado, al Partido Independiente, compatriotas, TODOS compatriotas… Y si tú tienes alegría, no cometas el error, JAMÁS, de ofender a los que optaron por otra opción. Mañana, la patria continúa… “.

La diferencia entre ambos es abismal, y la única justificación posible es que, a diferencia de Ollanta, Mujica tiene una larga trayectoria que solo la escuela de la vida puede dar. Los años de guerra ideológica y armada, las persecuciones, la prisión y los inacabables debates han hecho de Pepe Mujica un hombre “sabio”, que sabe escuchar, que sabe polemizar con los otros y alcanzar acuerdos sin olvidar sus convicciones. Es por eso que quizá el presidente uruguayo sea considerado el más “cuerdo” de entre todos los mandatarios de izquierda habidos y por haber, por encima incluso de Lula da Silva o Dilma Rousseff.

Es una lástima, ya que el discurso de Ollanta Humala fue moderado en muchos aspectos y positivo en el sentido de que es capaz de satisfacer a posiciones tan distintas como la del diario Correo (de derecha) y La República (de izquierda). No hay plena satisfacción, es cierto; pero logra tranquilizar, en parte, las demandas de uno y de otro sector. Y lo que hubiera podido ser un “buen comienzo” terminó opacado por una innecesaria provocación a los fujimoristas y a los ciudadanos que, como yo, nos espantamos al escuchar el número maldito: “79”. Sí, aquella nefasta constitución del 1979 que nos remonta a los peores años de la historia republicana del Perú.

Convengamos en que el discurso de Ollanta Humala tranquiliza a corto y mediano plazo, pero no pequemos de optimistas (leer columna de José Barba Caballero). Los ministros entran y, sobretodo, salen cuando el presidente –mismo emperador –baja el dedo. Lo recomendable es estar tranquilos sin perder de vista lo que hace el nuevo gobierno, y ya en el segundo o tercer cambio de gabinete veremos (o sabremos) qué rumbo seguiremos: Hacia la consolidación de la democracia y el modelo económico con énfasis en lo social o hacia la dictadura.


José Barba Caballero: La mentalidad totalitaria

La mentalidad totalitaria

Lima - Los optimistas creen que este 28 de julio tendremos un Humala sensato leyendo un discurso sensato. Sí, pero también posará como revolucionario y abusará de la demagogia como pocas veces se ha visto en la historia. ¿Cuál Humala prevalecerá al final? Eso dependerá de las circunstancias. En lo que a mí se refiere, estoy en el bando de los pesimistas, y no por capricho, sino porque creo que nadie puede cambiar de la noche a la mañana. Por sus raíces, por su formación y por su trayectoria, Humala no es ni será jamás un demócrata; pertenece claramente al campo del totalitarismo y hacia allí va a querer ir... si se le deja. Cuando un militar no puede defender una posición, sabe que debe retroceder hasta una posición segura que le permita acumular fuerzas para un contraataque. Por ahora, se encuentra en esta situación. De aquí las "concesiones" en el BCR y algunas carteras ministeriales.

Si alguien quiere creerle que va a gobernar con arreglo a las leyes del mercado y dentro de los cauces constitucionales, está bien: ser caído del palto (como el Nobel), y persistir en serlo, es un derecho constitucional; pero no debemos olvidar que la mentalidad totalitaria, por propia naturaleza, no renuncia nunca al objetivo de la dictadura. Al principio se sirve tácticamente de todos, pero cuando la relación de fuerzas cambia a su favor, prescinde de todo lo que le estorba. Quienes, como Toledo, albergan la esperanza de poder condicionarlo, cometen un error: ¡La mentalidad totalitaria es irreformable! Usar, exprimir y, luego, desechar, es lo único que sabe hacer bien un totalitario. A la larga, los únicos que sobreviven en su entorno son los que obedecen, los que responden a su influencia y se inclinan ante ella. Nunca un autoritario podría admitir que la independencia, el espíritu crítico y la honestidad intelectual son virtudes. Por esto, siempre la terminan cag...

Afortunadamente, no es ningún misterio cómo el totalitarismo teje su red: primero apunta al control de las Fuerzas Armadas y Policiales, luego se toma un tiempo para construir mayorías dóciles en las instituciones fundamentales y, finalmente, arremete contra los medios de prensa, que son el verdadero enemigo a vencer. Después todo será fácil, siempre que haya dinero para corromper al populacho. Ojalá me equivoque; pero me basta mirar al personaje para saber que la tentación totalitaria está allí... como los ojos de un depredador en la sombra.

Fuente: Correo (Perú)

Es mejor una prensa que incluso mienta, calumnie y engañe, a que el Estado ponga algún candado


“Es mejor una prensa que incluso mienta, que incluso calumnie, que incluso ataque, que incluso insulte, a que el Estado ponga algún candado. Yo estoy absolutamente convencido que el Estado no puede intervenir ni regular, bajo ninguna modalidad, la libertad de expresión. Un solo candado es un paso hacia la dictadura, y no lo vamos a permitir de ninguna manera”.

Con estas palabras Freddy Otárola, vocero de Gana Perú (partido de Ollanta Humala), terminó la entrevista que le hizo Jaime de Althaus.

Me parece perfecto que un vocero de Gana Perú dé un mensaje tan contundente para la gente que se preocupa por la libertad de expresión (incluido yo). Y es que hemos podido ver en estos últimos días la “efectividad” de la libertad de prensa con esta denuncia hecha al hermano de Ollanta, Alexis Humala, quien presuntamente habría “negociado” con los rusos. Muy distinto seria el escenario si todos los medios de comunicación fueran aliados del gobierno (como pasa en Venezuela).

La verdad, que muchos desean encontrar, no se consigue comprando La Primera, La República, Correo, El Comercio, Expreso, La Razón o Perú 21. La verdad tenemos que encontrarla nosotros, contrastando la información que nos da el “oficialismo” y la “oposición”; comprando, por ejemplo, un diario de derecha (como Correo o Perú 21) y de izquierda (La República). Si tenemos dos posturas distintas, quedará en nosotros tomar partida por una de esas dos posiciones, y todos felices. No se puede cometer la aberración de callar a la prensa, como ya pasó en Venezuela, Bolivia y Ecuador; porque si llegamos a tal extremo, querrá decir que no pudimos defender nuestra democracia. No esperemos que el gobierno, en base a un criterio subjetivo, nos haga ver una verdad muchas veces acomodada a sus “intereses”.

Susana Villarán desaprobada

por Renatto Real Politik

Hay gente que insiste en justificar la gestión de Susana Villarán alegando una serie de cosas: que para obras de gran envergadura se necesita de más tiempo (dos años), que la alcaldesa escucha más a la gente (pero hace menos), que necesita limpiar todo lo mal hecho por la gestión anterior (embarrar la gestión será), que todo va bien y lo demás es puro cuento de la derecha, etc. Y justo ayer el señor Augusto Ortiz de Zevallos, en La República, hizo una fiera defensa a favor de Susana Villarán… no cabe duda, son buenos amigos.

Me imagino que los defensores de Susana Villarán consideran que mantener limpia la ciudad es una obra de gran envergadura, o que para regar los arbolitos y parques se necesita de todo un estudio de impacto ambiental, social y vial. ¿Es así? Lo dudo mucho. Lo que pasa ahora es que la señora ha quitado a los técnicos que había en la Municipalidad y en su lugar puso a sociólogos, a gente de ONG´s y demás, que podrá ser gente muy culta, pero poco capaz a la hora de ejecutar obras y acelerar proyectos.

Al parecer, según la encuesta de la PUCP (que es adicta a la izquierda), el tema de Castañeda ya no es suficiente excusa para justificar su “modesta” labor como alcaldesa y el limeño promedio empieza a notar que la ineptitud de Susana es tan grande como su desaprobación en TODAS las encuestas de opinión. A todo esto súmele la antipatía que está sintiendo por ella la mayoría de limeños católicos, evangélicos y de otras congregaciones.

¿Rumbo a la revocatoria? No es algo imposible, pero tampoco fácil de hacer. Primero, se necesita comprar los kits electorales o planillones, algo que la ONPE no quiere vender, por ahora. Segundo, juntar 400 mil firmas, que luego deberán ser comprobadas. Tercero, hacer una consulta popular (¿referéndum?) donde se deberá sacar más del 51% a favor, o no, de la revocatoria. Y tercero, llamar a nuevas elecciones, donde seguramente se presentará Luis Castañeda Lossio.

Dionisio Romero Paoletti: Sobre formalidad y presión tributaria

Sobre formalidad y presión tributaria

En estos días se viene comentando la posibilidad de establecer nuevos tributos o subir las tasas para así incrementar la presión tributaria.En el Perú, la presión tributaria actualmente llega al 14.8% del PBI. Si bien éste es un porcentaje ligeramente inferior al promedio regional, no es el más bajo de todos. La pregunta inmediata sería: ¿acaso las tasas impositivas en el Perú son bajas? Definitivamente no. Nuestra tasa del Impuesto a la Renta es de 30% para las empresas y para las personas naturales de mayores ingresos. Además, las empresas deben pagar a los trabajadores una participación de utilidades, que fluctúa entre el 5% y 10% de acuerdo con el sector económico. Y antes de repartir las utilidades, se debe pagar un 4.1% adicional como impuesto a los dividendos.

Por lo tanto, la ganancia que los inversionistas reciben después de pagar impuestos y distribuir utilidades varía entre 55% y 60%. Además, la empresa debe asumir todas las pérdidas si las hubiera. Resulta entonces que las tasas impositivas en nuestro país están en realidad entre las más altas de la región.

Por otro lado, el 18% de IGV es una tasa mayor al promedio sudamericano. Este impuesto encarece los productos y, por ende, reduce las ventas por debajo del punto de equilibrio entre la oferta y la demanda natural. Es un impuesto compartido que disminuye los beneficios de consumidores y productores.

Entonces, si las tasas impositivas nacionales son así de altas… ¿Por qué se dice que la presión tributaria es "baja"?

Como consecuencia de los altos índices de informalidad en nuestro país,son muchos los que no pagan IGV ni el IR. Estudios recientes evidencian que de los aproximadamente $154 mil millones de PBI, sólo el 40% se genera por actividades formales. Por lo tanto, somos los que cumplimos con la ley los que cargamos con el pago de todos los tributos. Por ello, no es justo que se nos castigue con más o mayores impuestos, pues lo correcto sería encontrar la manera de asegurar que por lo menos la gran mayoría de las empresas y personas naturales se formalicen.

Desde el punto de vista del número de las empresas y personas, y no desde el tamaño de la economía, la situación es más dramática aún.Según la OIT, del 100% de la Población Económicamente Activa (PEA), sólo el 25% está dentro de la formalidad y paga todos los mpuestos de ley. El gran 75% evade parcial o totalmente.

Entonces, ¿qué pasa cuando suben las tasas de los impuestos o se crean nuevos tributos? Cuando eso ocurre, las empresas y personas que trabajamos dentro de la formalidad, cualquiera sea el tamaño o condición socioeconómica, tenemos que pagar más impuestos. Sin embargo, el 60% de la economía o el 75% de la PEA informal continuará evadiendo.

A mayor tasa impositiva, mayor será el incentivo -perverso por cierto- de no pagar, ya que la empresa informal obtiene un doble beneficio: no paga el IGV, y como no contabiliza sus ventas, no está afecta al IR.

Así, la informalidad es más rentable y, por lo tanto, más competitiva. Las empresas competidoras formales, de similares características y condiciones, se ven forzadas por ello a utilizar tácticas similares para sobrevivir.

Esta insólita situación, que recarga sobre un pequeño número el pago del grueso de los impuestos -que, como vimos al comienzo, no son "bajos" ,deriva en una menor presión tributaria, pese a que existe una elevada tasa impositiva. El Estado debe encontrar una solución eficaz para ampliar la recaudación y establecer una carga tributaria justa para todos.

Con el crecimiento de la economía, los formales hemos ido pagando más y más impuestos -triplicándose en la última década- y una parte importante de los mismos está aún sin invertir en las cuentas del Estado, de las regiones y municipalidades. Sólo durante el año 2010, regiones y municipalidades tenían programado como gasto de capital S/.22,600 millones.Sin embargo, al cierre del año, sólo ejecutaron S/.15,500 millones. Por lo tanto, les quedó, sólo en ese año, más de S/.7,000 millones en caja.

Fuente: Correo

Dionisio Romero Paoletti, hijo de Dionisio Romero Seminario, es quien está ahora liderando el grupo empresarial de la familia Romero (uno de los más grandes del Perú). Sin duda alguna, desde que asumió el cargo que su padre ocupó durante años, este grupo económico viene creciendo de forma exponencial, expandiéndose cada vez más en la región.

Dionisio Romero Seminario: Responsabilidad social empresarial

Responsabilidad social empresarial

Si bien nuestro país viene progresando y reduciendo los niveles de pobreza en las últimas décadas, quedan aún muchas necesidades pendientes por resolver y un nivel de pobreza y pobreza extrema inaceptables, que todos los peruanos, sobre todo los que tenemos cargos de dirección, ya sean políticos, mediáticos, eclesiásticos, gremiales, empresariales, u otros, tenemos la responsabilidad ineludible de dar nuestro mejor esfuerzo para tratar de desaparecerla.

Los empresarios somos conscientes de que debemos sostener relaciones éticas y transparentes con todos los actores de nuestra sociedad, desarrollar productos y servicios de calidad a precios competitivos, pagar impuestos, pagar sueldos y beneficios justos a nuestros colaboradores. Pero además, debemos usar nuestra imaginación e iniciativa para desarrollar exitosos programas de Responsabilidad Social Empresarial.

Si bien hay una infinidad de alternativas loables, opino que las de mayor impacto son aquellas que atienden de manera eficiente, con costos razonables, las necesidades sociales más importantes. Voy a mencionar sólo algunas que considero muy valiosas por su potencial de replicada masiva, en beneficio de cientos de miles y hasta millones de peruanos:

Inclusión Digital: proyecto de Empresarios por la Educación, auspiciado por empresas privadas, capacita a los maestros en el manejo de softwares educativos y de Internet, en coordinación permanente con el Minedu. Además de otorgar equipos, promover y financiar la conexión a Internet, tiene convenios con organizaciones internacionales y facilita al maestro nuevas tecnologías de información y comunicación. Así, los profesores, actualizan sus currículos, potencian los contenidos de sus clases, comparten experiencias con colegas de otras naciones y brindan una educación innovadora a sus alumnos. A la fecha llega a 13 Regiones, atendiendo a más de 62,000 maestros y más de 1’000,000 de alumnos. La promoción del maestro es la clave fundamental para un desarrollo educativo sostenido y este proyecto, con el apoyo de organizaciones y el Estado, podría abarcar todo el país a corto plazo.

Comisarías Modelo: proyecto de la Asociación Amigos de la Policía, que con el aporte de empresas privadas y tras un exitosísimo piloto en Surquillo logró modernizar todas las comisarías de Callao, dotándolas de computadoras y software para establecer mapas geo-referenciados de la delincuencia. El beneficio es una importante y comprobada reducción en la criminalidad que demuestra que con coordinación, tecnología y voluntad participativa se pueden modernizar todas las comisarías del país para mejorar la Seguridad Ciudadana.

Matemáticas para Todos: iniciativa educativa vía Internet de Apoyo Consultoría, financiada por empresas, que ha beneficiado a más de 500 mil niños del país. A través de la web, los escolares acceden a diferentes niveles de juegos y exámenes matemáticos y acumulan puntos que son canjeados por premios. Sería importante articular esta iniciativa con la de Fitel y con el esfuerzo del Ministerio de Educación en el programa One Laptop per Child, acompañada de otras disciplinas, como un sistema integral de apoyo a la educación de altísimo impacto.

Sierra Productiva: proyecto liderado por Carlos Paredes y los Yachachiks (“quien lleva el conocimiento”), permite a núcleos familiares en zonas alto-andinas implementar 18 tecnologías de bajo costo y fácil instalación, dotándolos así de mejores herramientas de producción y salud. Una de ellas es la construcción de pequeños reservorios de agua, que permite regar los campos por aspersión durante todo el año. Al mejorar la producción las familias salen de la pobreza extrema, se alimentan mejor, venden sus productos y desarrollan eficientes cadenas productivas. Estas tecnologías de valor extraordinario han permitido a miles de familias mejorar sus condiciones de vida. Con mayor difusión podrían ser implementadas en otras regiones.

Para Quitarse el Sombrero: un programa educativo, con objetivo y estilo pedagógicos, utiliza la gran capacidad de llegada de la televisión (98% de las viviendas del Perú) para promover a nivel nacional diversos proyectos de orden económico-social que se desarrollan con éxito en todo el país, impulsando su réplica, para el beneficio de nuestros compatriotas. Este programa ha promovido Sierra Productiva, entre otros proyectos de alto valor y replicabilidad.

Como éstas, hay muchas iniciativas de RSE llevadas a cabo por diversas empresas en todo el país. Lamentablemente por falta de espacio y, debo admitir, en muchos casos por desconocimiento, no las puedo comentar. Sin embargo, es necesario subrayar el compromiso con nuestro país, que nos motiva a seguir invirtiendo para generar empleo y a participar de manera activa en iniciativas exitosas de RSE, que cumplan con el objetivo común de desaparecer la pobreza en el Perú. Es un deber impostergable de todos encaminar nuestros esfuerzos hacia el logro de esta gran meta nacional.

Fuente: La República

Dionisio Romero Seminario es la cabeza de la familia Romero, uno de los más grandes grupos empresariales en el Perú. Durante muchos años, y ciertamente hasta ahora, es una de las personas más influyentes en el país. En el ranking de los hombres más poderosos del Perú siempre ha estado a la cabeza de la lista (en los últimos años figura en el segundo lugar, después de Alan García)

Ranking de las fortunas más grandes de América Latina 2011

La idea era colocar una lista con el Top 10 de las mayores fortunas de Latinoamérica, pero en vista de que entre los 10 primeros no aparece ningún peruano, me veo en la obligación (porque el 60% de visitas a este blog son de Perú) de hacer un Top 20.

El ranking elaborado por América Economía ratifica la idea de que los negocios más prósperos están vinculados a la minería, la banca y el retail. Es así que de las 5 primeras fortunas, 3 están vinculados al negocio extractivo. Aunque valgan las verdades, gran parte de estas fortunas han sido amasadas gracias a que el precio de los minerales ha ido en aumento en los últimos cinco años: La onza de oro hace pocos años estaba en 800 dólares, hoy supera los $1500, por ejemplo.

En la lista de las 50 fortunas más grandes del continente, observamos que solo cinco son peruanos; pero podrían ser seis si incluyéramos a José Said, peruano que hizo allá (en Chile) su fortuna. En todo caso, los peruanos con mayor poder económico son: La familia Brescia, dueños de Minsur, BBVA Banco Continental, Tasa, Seguros Rimac, etc; Los Benavides, dueños de varias mineras, entre ellas Yanacocha (con el 43.65% de participación); Los Rodríguez-Pastor, propietarios de Interbank, Plaza Vea, Oeschle, Vivanda, Cineplanet, Inkafarma, etc; Los Romero, propietarios de Banco de Crédito, Alicorp, Ransa, Primax, etc; y por último, los Rodríguez Banda, dueños de Leche Gloria (tienen varios negocios).

Termino este tema resaltando la posición de la familia Romero, que aparece en el puesto 43 de toda América Latina y 4° en el Perú. Es decir, no son lo más ricos, pero se les culpa de todos los males del país, ¿Por qué será? Bueno, la explicación es que esta familia ha logrado acumular un importante poder económico y, sobretodo, político. Sus influencias en el país son enormes, y no por nada aparece siempre en el segundo lugar en el ranking de los más poderosos del Perú.

Fuente: América Economía

Usted puede ver el ranking completo en la siguiente dirección: Ranking de las 50 fortunas más grandes de América Latina

Nube de etiquetas

Entradas más populares