Aldo Mariátegui: Otra vez Chile

No es que yo sea antichileno (alguna vez pensé en eso), pero las actitudes que toma el gobierno del vecino país son bastante incomodas.


Aldo Mariátegui
LA COLUMNA DEL DIRECTOR

Otra vez Chile

Solamente a este gobierno chileno, tan torpe en la administración de sus relaciones con nuestro país, se le puede ocurrir tildar virtualmente de "majadero" a nuestro Canciller en vísperas de las Fiestas Patrias peruanas, por no hablar de la malcriadez de Bachelet de dejar con el ademán de estrechar la mano al titular de Torre Tagle. Es que si la administración pasada de Lagos fue chambona con nosotros (aunque hay que reconocer que los irresponsables de Toledo y su canciller Rodríguez Cuadros agitaban las cosas con Chile cuando llegaban al zócalo de las encuestas o vivíamos algún escandalete), Bachelet ha sido peor y ha tomado nuestro legítimo derecho de acudir pacíficamente a La Haya como una mentada de madre. Ese lamentable recorte de nuestra frontera al crearse la nueva provincia de Arica prácticamente obligó al presidente García a acudir a La Haya, un recurso que no estaba inicialmente dentro de sus proyecciones. Es más, Alan hizo saber, al tomar el poder, que dos de sus objetivos diplomáticos prioritarios eran restablecer las buenas relaciones con Japón y Chile, tan deterioradas por culpa de los dos caballeros ya mencionados. Se logró con los nipones, pero los mapochinos no dejaron de soltar exabruptos y de armarse hasta los dientes, gestos que indudablemente a nadie agradan. ¿Para qué juntan tantas armas frente a tres vecinos desarmados? ¿Para bombardear a los pingüinos de la Antártida? A menos que estén corriendo jugosas comisiones de los traficantes de armas por debajo de la mesa y algunos militares mapochinos se estén forrando mucho más que Montesinos. Ya varias investigaciones han revelado que algo de eso ocurrió años atrás con unos Mirage que los sureños compraron y ya se vio cómo Pinochet lucró con estas adquisiciones. Los chilenos son humanos, no ángeles, y en ese mundo de las armas corre mucho, mucho dinero. Ya han aparecido también cuestionamientos con respecto a la eficacia de ese par de carísimos submarinos Scorpene. Ojalá pues que estén comprando armas simplemente por corrupción.

Encima, las autoridades chilenas se pusieron muy insolentes cuando se les tocó el tema de la venta de armas a Ecuador en pleno conflicto y siendo garantes, para luego admitir a regañadientes que dicha infamia sí se había producido cuando todas las pruebas eran imbatibles. Incluso, algunas últimas declaraciones desacertadas del ex presidente Frei dan que pensar si es verdad o no que esto se hizo a espaldas de los civiles por orden de Pinochet. Sospecho que no y que Frei sí estuvo al tanto. Si se hizo el cojudo (por miedo o cálculo) o si maquiavélicamente la alentó ya es otra cosa. Por eso no nos conviene que vuelva al poder y mejor sería ver allí en enero a Piñera o Enríquez-Ominami.

De otro lado, es muy preocupante cómo están evolucionando las cosas en lo que fue la Gran Colombia. Las relaciones de Bogotá con el eje Quito-Caracas están a niveles mínimos y, la verdad, ya no descarto próximos choques fronterizos en esta escalada. Cada día se prueba más la complicidad de Correa y Chávez con las FARC, aunque de seguro en Bogotá también habrá tontos útiles tan miopes como varios colegas aquí, que dirán que Uribe encabeza un "Grupo Complot" y que no está pasando nada.

La situación ya se está volviendo inadmisible para Bogotá y Chávez es un desequilibrado capaz de cualquier cosa, máxime cuando su régimen está en franco deterioro. Recuerden que las aventuras bélicas externas son el recurso favorito de los dictadores acorralados. Pregúntenle a Galtieri (las Malvinas) o a Papadopoulos y sus coroneles griegos (Chipre). Aquí casi nos la hace el desgraciado de Velasco con Chile en 1975.

FUENTE: Correo

Ver temas relacionados


0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios con “adjetivos” insultantes serán borrados.

Archivos del BLOG

Nube de etiquetas

Entradas más populares