Sobre los “Pishtacos”


Por Renatto Real Politik


En vista de que el asunto con Chile se torna en extremo aburrido, y no hay más vueltas que dar, me permito hablar sobre un tema que, si bien asombra, no es nuevo, menos para la gente de ascendencia andina.

Bueno, parte de mi familia tiene orígenes andinos, y gracias a ellos es que supe de la existencia de estos señores hace ya buen tiempo (más o menos cuando era niño). Mi abuela me contaba un sinfín de historias no sólo de “pishtacos”, sino de brujas, los apus y criaturas “inimaginables”.

La palabra “pishtaco” deriva, como bien anotó Correo el día de ayer, del quechua “pishtay” que significa cortar en pedazos o tiras. La historia de estos “seres” (son personas de actuar sobrenatural, para aquel tiempo) radica - hasta donde tengo entendido- en la época donde la grasa humana servía para el funcionamiento de armas militares tales como aviones y demás (hablamos de mediados del siglo XX). Es por eso que, según mi abuela, los extranjeros (europeos) enviaban a sus asesinos a los países pobres como Perú con el fin de matar a personas, y así extraerle la grasa natural del cuerpo.

No vayan a confundir las cosas, esta no es una costumbre peruana, ni sus orígenes son de este país. Los causantes de esta “leyenda” fueron los países extranjeros que enviaron a sus matones para esta abominable tarea. Por algo el poblador andino describe a los pishtacos como personas blancas, de gran estatura, cabellos rubios y ojos claros. Es cierto, en la sierra de Perú puede encontrarse “peruanos” con esas características, pero los asesinos – según todo poblador de la sierra – hablaban en un idioma que no era quechua ni español. Es por estas características que el poblador andino les dio un carácter “sobrenatural” a estas personas.

Las palabras de la abuela:

“Los pishtacos son blancos, rubios y de ojos azules. Nunca se les ve de día, solo salen de noche, con la luna y bajo las sombras. No hablan ni quechua ni español, hablan en un idioma que no conoce la gente de este lugar.”

Aparte de los pishtacos están los “apus”, los condenados, animas y los hijos mestizos que viven en la parte alta de los cerros andinos. Estos hijos mestizos (de físico europeo) atraen a las jovencitas de lugar (solo a las que son vírgenes) para tenerlas de esposa. La historia que me contaron es que una muchacha que pasteaba sus animalitos en la parte alta de estos cerros, se encontró un día con este ser muy bello. Resulta que este “mestizo” la enamoró y la hizo su mujer. Después de algún tiempo esta jovencita se volvió a enamorar de otro muchacho (este si era humano), y cuando intimaron el mestizo se enfureció. Al día siguiente la muchacha amaneció muerta y desangrada. Pero lo que más asombra es que no hubo violencia alguna, solamente botaba sangre de su boca, nariz, orejas y todo orificio.

P.D. Le llaman “mestizo” por su físico de tipo blanco, pero este ser tenia una serie de “poderes” sobrenaturales.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios con “adjetivos” insultantes serán borrados.

Archivos del BLOG

Nube de etiquetas

Entradas más populares