Si el estado falla, todos culpan a la economía


Por Renatto Real Politik


Si hay algo que me indigna completamente es que algunos culpen a la economía de todos los males históricos del país. La mayoría de personas buscan una solución rápida – poco adecuada en términos económicos – que llene de los bolsillos de la gente pobre en detrimento de las arcas del estado.

La economía es movida por – como dijera Adam Smith alguna vez – una mano invisible que busca el bienestar individual, y como resultado tendremos el bienestar social en su conjunto. No obstante, el estado subestima demasiado las potencialidades de su gente y piensa – según su razonamiento – que el peruano de bajos recursos necesita todo, pese a ser suficiente solo lo necesario. Es cierto, el estado tiene el deber de darle a la población los servicios básicos, pero de ahí a condonarle las deudas, regalarles 100 soles mensuales, y demás, no, es una grosería.

La mayoría de intelectuales coinciden en que la solución comienza reduciendo el tamaño del estado, ya que el actual es demasiado grande como para tomar decisiones rápidas en un contexto de crisis internacional (por eso nuestra economía cayó 2.08% en Junio). De nada sirve tener todo el dinero del mundo si es que las trabas burocráticas siguen siendo el pan de cada día tanto para la inversión privada como estatal. Y algunos se preguntarán el por que no se hacen estas reformas… simple, porque si el gobierno de turno reforma al estado se necesitará simplificar varias cosas y eso implica cientos de despidos. ¿Qué pasa cuando se despiden personas? Todo mundo tacharía de inhumano al presidente y movilizarían (como acostumbran) a sus grupos en voz de protesta. Todo esto es, no obstante, un lejano sueño que nosotros los peruanos añoramos en lo más profundo de nuestro ser. Por ahora, y es verdad, debemos encontrar otras alternativas, ya que el empleo no abunda en el país (más aun con esta crisis).

Bien, y el plato de fondo viene ahora: ¿Por qué sigue existiendo pobreza? Hay muchas causas, pero la más importante es la dispersión poblacional que existe en el país. En la sierra peruana abundan pequeños pueblos donde a las justas llegan a 30 personas y los costos son demasiado elevados si es que el gobierno decidiera poner colegios, agua, luz y desagüe. El gobierno ya debió, hace mucho tiempo, persuadir a esa población para que vivan en lugares más “accesibles”, donde la inversión pueda alcanzar a la mayoría. Es triste ver como los niños caminan horas y horas para llegar al colegio en la sierra, por ejemplo, de Huancavelica. ¿Lo ven? La culpa no siempre es de la economía, sino el estado gordo y poco hábil.

P.D. No estoy diciendo que la burocracia sea totalmente mala, pero cuando crece a niveles peruanos, preocupa.

Un saludos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios con “adjetivos” insultantes serán borrados.

Archivos del BLOG

Nube de etiquetas

Entradas más populares